bife de chorizo a la parrilla

Consejos para el consumo de carnes rojas

Las carnes rojas están entre los productos alimenticios de mayor importancia para los seres humanos y debido a su composición, pH y alto contenido de agua son vulnerables a la descomposición y contaminación. Por este motivo, es preciso seguir las buenas prácticas de manipulación.

Para evitar cualquier tipo de contaminación que pueda causar riesgos para la salud te aconsejamos:

  • No almacene carne con otros productos.
  • Separe las carnes en el carrito de compras del almacén, en el refrigerador y al preparar y manipular los alimentos en el hogar.
  • En el refrigerador, coloque las carnes crudas en recipientes cerrados o bolsas plásticas con cierre hermético, para que los jugos no caigan sobre otros alimentos.
  • Manipule bajo estrictos controles de limpieza personal.
  • Lave muy bien las tablas de cortar, los platos, los utensilios y las superficies de trabajo con jabón y agua caliente después de que hayan estado en contacto con carne.
  • Mantenga las carnes el menor tiempo posible a temperatura ambiente.
  • Separe las carnes crudas de los productos cocidos o curados y utilizar cuchillos diferentes para cortarlas.

La calidad de la carne también se debe controlar a lo largo de toda la cadena de producción, industrialización y comercialización, desde la cría y engorde en el campo, el matadero y el transporte, hasta el almacenamiento y la comercialización. Deben adoptarse las perfectas condiciones de higiene y respetarse las temperaturas establecidas para cada producto.

Deja una respuesta